Pedir Cita y Consultar Pruebas e Informes

966 87 87 87

Unidad de Coloproctología

IMED Levante cuenta con una Unidad de Coloproctología pionera en numerosos tratamientos en el ámbito de la Medicina Privada en la provincia de Alicante, entre los que se cuenta la cirugía endorrectal mecánica para el tratamiento de patologías diversas, tales como hemorroides, prolapso rectal, rectocele, determinados casos de fístula anal compleja y resección de tumores rectales.

¿Por qué una Unidad Especializada en Coloproctología?

La coloproctología es la especialidad de la medicina derivada de la cirugía general, que brinda diagnóstico y tratamiento quirúrgico y no quirúrgico de las enfermedades del colon, recto y ano.

Recientemente se han incorporado tratamientos y técnicas quirúrgicas que han mejorado mucho los resultados, impulsando la creación de Unidades especializadas en Patología Colorrectal. Estas mejoras se centran fundamentalmente en la desaparición definitiva de los síntomas, con una recuperación precoz y un mejor resultado funcional y estético, habiéndose convertido las Unidades especializadas en Coloproctología en una de las más demandadas por la población.

Pruebas y Tratamientos

  • Rectoscopia / Proctoscopia
  • Ecografía endorrectal
  • Resonancia magnética nuclear pélvica (RMN)

La ecografía anal se ha ido incorporando progresivamente al estudio de las distintas enfermedades anorrectales siendo actualmente una herramienta rutinaria y casi imprescindible en muchas de ellas, capaz de aportar información muy valiosa en la misma consulta y de manera inmediata, con escasas molestias para el paciente y prácticamente exenta de riesgos.

Se conoce como hemorroides el prolapso variable de las estructuras vasculoelásticas que almohadillan el canal anal. La degeneración del tejido fibroelástico y el músculo liso permite el prolapso de dichas estructuras junto a la mucosa. Muchos casos con sangrado mínimo e intermitente pueden ser manejados exitosamente con técnicas ambulatorias poco invasivas. El objetivo de las mismos es la fijación de la mucosa del canal anal, previniendo el desarrollo del prolapso.

Los resultados publicados de la cirugía endorrectal con grapadora circular para el tratamiento de las hemorroides sintomáticas de grado avanzado ofrecen evidencia científica de sus ventajas frente a las técnicas quirúrgicas clásicas en términos de postoperatorio y resultados:

  • Menor dolor postoperatorio
  • Menor requerimientos de analgésicos
  • Alta precoz y cirugía sin ingreso
  • Incorporación precoz a la actividad normal
  • No precisa curas, ya que no existe herida cutánea
  • Mejor resultado funcional y estético
  • Mayor grado de satisfacción y calidad de vida del paciente operado

¿En que consiste la técnica y por qué mejora los resultados?

La técnica realiza una resección mucosa en el recto, por encima del umbral doloroso, a diferencia de la cirugía convencional, que elimina piel y mucosa en una región rica enterminacionesnerviosassensitivas, causando un dolor postoperatorio severo. Ello recoloca el tejido prolapsado en su “posición anatómica”, mejorando en la mayoría de los casos la funcióndefecatoriadeteriorada enpacientes con hemorroides avanzadas. A su vez, la resección endorrectal desconecta parcialmente el flujo sanguineo excesivo e induce cambios en la pared rectal que impidenlarecurrencia delprolapso hemorroidal.

La patología del suelo pélvico es cada vez más frecuente debido al incremento en la esperanza de vida. Engloba una multiplicidad de patologías, tales como el rectocele, prolapso rectal o genital, incontinencia, etc, de causa multifactorial, donde los conceptos y los tratamientos empleados se encuentran en continua discusión.

El estudio diagnóstico de la patología del suelo pélvico precisa frecuentemente de técnicas específicas, tales como la defecografía o la RNM pélvica dinámica. Existen multiplicidad de técnicas quirúrgicas descritas para la corrección quirúrgica de las diferentes alteraciones asociadas a la patología del suelo pélvico. Entre ellas, al igual que con el tratamiento quirúrgico de las hemorroides, se han incorporado recientemente técnicas endorrectales con numerosas ventajas frente a las técnicas clásicas en términos de postoperatorio y con resultados esperanzadores por el momento.

La fístula anal es una de las enfermedades coloproctológicas por antonomasia, y constituye una causa frecuente de frustración, tanto para el paciente como para el cirujano, debido fundamentalmente al elevado porcentaje de recidiva y a las complicaciones que presenta, principalmente las relacionadas con la continencia. Básicamente, la fístula consiste en una comunicación entre el canal anal y la piel del periano, normalmente secundaria a un absceso, pudiendo involucrar una porción variable el aparato esfinteriano, lo que determina su nivel de complejidad.

El tratamiento idóneo permanece en discusión y depende del tipo de fístula y de las circunstancias de cada paciente. La existencia de múltiples opciones quirúrgicas y la progresiva introducción de nuevas técnicas pone de manifiesto que no existe un tratamiento óptimo. Frecuentemente se precisa de técnicas diagnósticas específicas, como la ecografía endorrectal y la RNM. La identificación del grado de complejidad de la fístula, así como de los factores de riesgo del paciente para el desarrollo de complicaciones, son los dos principios claves para decidir el tipo de tratamiento, que deberá ser individualizado en cada caso, lo que hace recomendable el manejo del paciente con fístula anal compleja en Unidades especializadas de Cirugía Coloproctológica.

También llamado cáncer de colon, incluye cualquier tipo de neoplasias del colon, recto y apéndice. Se piensa que muchos de los casos de cáncer colorrectal nacen de un pólipo adenomatoso en el colon.

Estos crecimientos celulares en forma de hongo son usualmente benignos, pero de vez en cuando se vuelven cancerosos con el tiempo. En la mayoría de los casos, el diagnóstico del cáncer localizado es por colonoscopia. El tratamiento es por lo general quirúrgico, y en muchos casos es seguido por quimioterapia.

La TEM ofrece varias ventajas sobre la resección transanal tradicional al brindar una visualización y exposición mejoradas, permitiendo la resección tumoral más precisa. Aunque la técnica es primariamente usada para tumores rectales seleccionados tanto benignos como malignos, la TEM puede también ser usada para la cirugía paliativa en pacientes que no son aptos para una intervención mayor o en tumores muy avanzados donde la curación mediante cirugía radical no es posible.

Profesionales

IMED Levante pone a su disposición los servicios de ColoproctologíaSolicite una cita con nuestros médicos especialistas.