Pedir Cita y Consultar Pruebas e Informes

966 87 87 87

Endocrinología y Nutrición

Especialidad médica que diagnostica y trata los problemas hormonales, de nutrición y la diabetes, entre ellos: Enfermedades de la glándula tiroides, sobre peso y obesidad, bajo peso, alteraciones del metabolismo, desequilibrios hormonales, osteoporosis, hipertensión, trastornos del colesterol (lípidos), problemas nutricionales, enfermedades de las glándulas, hirsutismo (aumento del pelo en el cuerpo), alteraciones en la prolactina, infertilidad, baja estatura, cáncer de las glándulas, menopausia.

Patologías

  • Diabetes
  • Enfermedades de la tiroides
  • Metabolismo
  • Desequilibrios hormonales
  • Menopausia
  • Osteoporosis
  • Hipertensión
  • Trastornos del colesterol (lípidos)
  • Infertilidad
  • Baja estatura
  • Cáncer de las glándulas
Endocrinología

Profesionales

El equipo de endocrinología y nutrición del Hospital IMED Levante está compuesto por:

Carlos Argente Villaplana

Dr. Carlos Argente Villaplana

IMED Levante, IMED Teulada

Endocrinología

Farouk Haz Ali Kamel

Dr. Farouk Haz Ali Kamel

IMED Levante

Endocrinología

Los endocrinólogos tratan la diabetes con dieta y medicamentos, incluyendo la insulina. También trabajan estrechamente con los pacientes para controlar el azúcar en la sangre y vigilarlos para que puedan evitar los problemas de salud.

La glándula tiroides ayuda a establecer el metabolismo, la manera en la cual el cuerpo obtiene energía de los alimentos que se ingieren. Las personas que padecen una enfermedad tiroidea, consumen la energía más lenta o más rápidamente de lo debido. Cuando la glándula tiroides no es lo suficientemente activa produce el hipotiroidismo, caracterizada por provocar subidas de peso, fatiga y dificultad para lidiar con las bajas temperaturas. Cuando la tiroides es demasiado activa, produce más hormona tiroidea que aquella que el cuerpo necesita. Ese cuadro se llama hipertiroidismo. El exceso de hormona tiroidea puede hacer bajar de peso, aumentar la frecuencia cardiaca y ser muy sensible al calor. Existen muchas causas para ambos cuadros. El tratamiento involucra tratar de reajustar el metabolismo corporal hasta un índice normal.

Existen otras enfermedades del tiroides como los nódulos tiroideos, que deben ser correctamente diagnosticados (como benignos o malignos) y controlados en el tiempo. Los cánceres de tiroides también son controlados por los endocrinólogos.

Endocrinología 2

Los endocrinólogos tratan a pacientes que sufren de sobrepeso u obesidad, en ocasiones por problemas metabólicos y hormonales. Las enfermedades de la tiroides, las suprarrenales, los ovarios y la pituitaria pueden causar obesidad. Los endocrinólogos también identifican factores asociados a la obesidad tales como resistencia a la insulina y problemas genéticos.

Los endocrinólogos son además los especialistas de la Nutrición y, por tanto, son los indicados para diagnosticar y tratar los problemas de alimentación, así como identificar las posibles carencias o alteraciones existentes. También pueden identificar la presencia de un trastorno de conducta alimentaria, como la anorexia nerviosa o la bulimia, o patrones alterados de la alimentación. 

Para más información: Cirugía de la Obesidad

La hipertensión es provocada por una presión sanguínea alta y es uno de los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas. Casi un 10% de la gente tiene hipertensión debido a un exceso de aldosterona, una hormona producida en las glándulas adrenales. La hipertensión, ya sea producida o no por una determinada causa, debe tratarse adecuadamente mediante la modificación de la alimentación y del estilo de vida y, en ocasiones, con medicamentos.

Los pacientes con trastornos en los lípidos tienen dificultad en mantener los niveles normales de grasa corporal. Uno de los desórdenes de lípidos más comunes es la hiperlipidemia (niveles elevados de colesterol total, de triglicéridos o de ambos). Los niveles elevados de estas grasas están vinculados a enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (infartos del corazón, infartos cerebrales, obstrucción de las arterias del cuerpo), derrames y otras enfermedades de la circulación. La hipertensión es común en la gente con trastornos del colesterol y, conjuntamente, estos factores ponen a los pacientes a mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiacas coronarias.

Los trastornos de los lípidos pueden encontrarse en varias enfermedades que necesitan tratarse de manera especial, incluso el síndrome metabólico, el síndrome de ovario poliquístico y la obesidad.

Los endocrinólogos son los especialistas en el diagnóstico de las enfermedades por la alteración en el funcionamiento de las hormonas y las glándulas del cuerpo, como la hipófisis, el tiroides, las glándulas suprarrenales, los ovarios o los testículos. Existen muchas enfermedades endocrinológicas que pueden ocasionar trastornos hormonales que deben ser adecuadamente diagnosticadas y tratadas por los endocrinólogos.

El hirsutismo es el aumento del vello en mujeres en zonas donde habitualmente sale en los hombres, como la barba, el mentón, la espalda, los senos o el abdomen. Debe ser  adecuadamente estudiado para descartar alteraciones hormonales que ocasionalmente pueden llegar a ser graves, y precisa de un tratamiento específico orientado por los endocrinólogos. 

El desequilibrio hormonal que causa la infertilidad es diagnosticado y tratado por el endocrino. Además, evalúan y tratan a pacientes con problemas reproductivos tales como: la menopausia, menstruación irregular, endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, síndrome premenstrual e impotencia.

Algunas veces, el crecimiento muy rápido o muy lento puede indicar una enfermedad o un problema glandular. La glándula pituitaria produce la hormona del crecimiento, que estimula el crecimiento del hueso y otros tejidos. Los niños que tienen una deficiencia de esta hormona pueden tener muy baja estatura. El tratamiento con la hormona del crecimiento puede estimular el crecimiento.

Hay personas que también pueden tener un exceso de esta hormona. Por lo general, la causa es un tumor en la glándula pituitaria, que no es un cáncer. El exceso de la hormona de crecimiento puede causar gigantismo en los niños, en cuyo caso los huesos y el cuerpo crecen demasiado. En los adultos, puede causar acromegalia, que hace que las manos, los pies y la cara sean más grandes que lo normal. Los tratamientos posibles incluyen cirugía para extirpar el tumor, medicinas y radioterapia.